Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información

El camino hacia un nuevo tipo de agricultura Residuos Cero®

Noticias en la hemeroteca

Para más información:


Algo está cambiado en la agricultura. Productores que apuestan por la producción orgánica, gobiernos que redactan normativas para obtener cultivos sin residuos, consumidores que exigen alimentos sanos... En Europa este movimiento cobra fuerza día a día. Las organizaciones agrarias se alinean con esta nueva corriente, siempre que se exijan las mismas normas para todos los países. También las empresas realizan un esfuerzo para que los productos que comercializan cumplan con los nuevos requisitos legales exigidos desde la Unión Europea. Un ''puzle'' en el que los fabricantes de biopesticidas como SEIPASA son una pieza muy importante, ya que ofrecen una alternativa para que los agricultores puedan combatir las plagas/enfermedades o nutrir sus cosechas sin necesidad de aplicar agentes químicos.

En los últimos años han tenido lugar numerosas alertas alimentarias relacionadas con el uso de pesticidas químicos. También han salido a la luz diversos estudios que alertan de la relación entre el uso de este tipo de plaguicidas y la aparición de diferentes enfermedades, tanto en humanos como en animales. Pero los riesgos no se acotan a estos aspectos. Los medios de comunicación se han hecho eco de la presencia de plaguicidas en la red de abastecimiento de agua potable en algunos municipios españoles.

M

Tanto productores como consumidores, gobiernos y demás actores implicados en la cadena alimentaria están trabajando para que una forma de producir más respetuosa con el medio ambiente sea posible. El objetivo: obtener alimentos libres de residuos. Para ello es fundamental establecer un compromiso común y potenciar la producción integrada para combatir las plagas y enfermedades de los cultivos, junto con el uso de insumos Residuos Cero, respetuosos con el medioambiente, como los que fabrica SEIPASA.


Alimentos sin residuos

Los productos de SEIPASA, basados en el Proceso Integral de Residuos Cero, tienen como principal objetivo la obtención de alimentos agrícolas sanos y la preservación del medioambiente. Para la consecución de estos objetivos se utilizan técnicas respetuosas con el ecosistema, investigadas y desarrolladas por SEIPASA. Una forma segura de acceder a las cadenas de distribución y los mercados internacionales más exigentes.

De hecho, no sólo las grandes cadenas de alimentación están demandado este tipo de productos libres de residuos. Los productores de alimentos preparados (caterings, restauración, comedores infantiles...) están asumiendo el compromiso de utilizar productos también sin residuos en la elaboración de sus menús. Un ejemplo de ello sería la empresa Pomona (www.pomona.fr), líder en Francia de este tipo de mercado, y que ya han contactado con SEIPASA para interesarse por el Proceso Integral Residuos Cero.

Foto.- Cultivos sin residuos, una forma segura de acceder a las cadenas de distribución y a los mercados internacionales más exigentes.
M

Según su responsable de Calidad en España, Fabien N''Guyen, el cambio hacia este tipo de producción proviene de una reflexión interna de la empresa basada en tres pilares fundamentales: "las negativas consecuencias de las alertas alimentarias, la demanda creciente de unos alimentos sanos por parte de nuestros clientes y el hecho de poder diferenciarnos de nuestra competencia en cuanto al origen de nuestros productos".

Pomona trabaja en la actualidad con más de 50.000 toneladas de hortalizas y frutas. Desde la empresa, se muestran convencidos de que los productos agrícolas Residuos Cero ocuparán un lugar predominante en su cadena de productos HORECA (destinados a hostelería, restauración y cafetería) y con especial atención a mercados que ya lo están exigiendo como Suiza y Alemania.

Algunas de las actuaciones que ya ha llevado a cabo Pomona en esta dirección, están relacionadas con certificadoras de productos agrícolas libres de residuos (Zerya: http://www.zerya.org/), con las que "pensamos valorizar la certificación de los productores con los que trabajamos, para así poder garantizar a nuestros clientes la calidad de los mismos".


La importancia de las certificaciones

Los agricultores no sólo tienen que producir alimentos sanos, sino también demostrarlo. De ahí que en los últimos años se hayan desarrollado procesos certificadores que permitan validar la calidad de los cultivos. Una de las empresas que trabaja en este ámbito es Zerya, cuyo objetivo fundamental es definir sistemas de producción de alimentos que garanticen un producto final sin residuos.

Según el director técnico de dicha compañía, Antonio Alcázar, dentro de su filosofía de empresa, "es fundamental que los productores, cuando lleguen a nosotros, ya estén convencidos de que apuestan por este proyecto y por implementar en su empresa un sistema de gestión técnica que permita producir alimentos sin residuos". En esta línea aclara que los procesos para obtener estas certificaciones no son rígidos y se adaptan a las características de cada tipo de agricultor. "Ponemos en marcha un proceso de transformación, a través del cual ayudamos a las empresas a implementar de la mejor manera posible la producción sin residuos. En numerosas ocasiones incluso descubrimos nuevos mercados para sus productos".

Foto.- Los productores de alimentos preparados también están asumiendo el compromiso de utilizar productos sin residuos en la elaboración de sus menús.
M

Las asociaciones de agricultores

El secretario general de AVA-ASAJA (www.avaasaja.org), Juan Salvador Torres, señala que el consumidor tiene derecho a exigir productos sin residuos en los supermercados, "dado su demostrado efecto acumulativo". Aunque en el mismo sentido, se muestra muy crítico con los estrictos controles a las que se someten a los cultivos del campo español, en contraposición a las exigencias para productos que entran de terceros países. "Si a nosotros se nos exigen rigurosos controles, no es de recibo que se actúe con menor firmeza respecto a los que vienen de fuera. En esos productos únicamente se hacen unos controles aleatorios mínimos, que suelen dar resultados muy irregulares. Sin embargo, aquí todos los agricultores estamos sometidos a la misma trazabilidad. El agricultor tiene que llevar un estricto control y anotar los productos utilizados y la dosis. En estos momentos la UE ha antepuesto el comercio con estos terceros países, al control del rigor en la actuación sobre las plagas".

En la misma línea, recuerdan el problema que se ha generado con la legislación sobre comercialización de productos fitosanitarios, con medidas que conllevan la supresión de 600 materias activas. "Hay plagas que en estos momentos que no tienen materia activa para combatirlas. Algunas de las empresas que en su momento registraron la materia, al perder la patente, no les ha resultado rentable volver a hacer los estudios correspondientes que permitan registrar de nuevo la materia activa".

Por otro lado, subrayan el problema de los cultivos minoritarios, en los que apenas existen materias activas para luchar contra las plagas. "En producciones pequeñas, a las empresas no les resulta rentable hacer los estudios, y están funcionando a través de autorizaciones excepcionales", explican en AVA-ASAJA.

Foto.- Cada vez más agricultores apuestan por una forma de producir más respetuosa con el medio ambiente.
M

Desde la organización agraria se refieren también a la importancia del Real Decreto 1311/2012 por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios, que supone la transposición de la conocida como Directiva de Uso Sostenible. "Es fundamental que España desarrolle cuanto antes su Plan nacional de acción", explica Juan Salvador Torres.

En este sentido, subraya la importancia de este hecho dado que ya son muchos los supermercados del norte de Europa que están reclamando cada vez con más fuerza frutas y hortalizas sin residuos. Desde AVA-ASAJA afirman que España todavía no está completamente preparada para este cambio. Advierten de la necesidad de invertir en I+D+i para pasar de la situación actual, a la que demanda el mercado europeo. "Es un paso que requiere de una inversión muy potente. Hay que investigar más y mejor en la lucha biológica, en los insumos Residuos Cero, cambiar el modo en el que usamos los químicos, fomentar la colaboración con institutos agrarios de investigación como el IVIA (Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias).


Retorno al campo

Si embargo todo esto también deberá venir acompañado de un cambio en la concepción del campo. Hoy en día muchos agricultores han abandonado sus cultivos por la escasa rentabilidad, dado el menguado margen de beneficios que ofrecen las grandes cadenas de supermercados. Aunque a su vez la situación económica actual, ha generado que muchos jóvenes retomen actividades agrarias y se impliquen en la producción ecológica. El secretario general de AVA-ASAJA asegura que en Holanda y Dinamarca están aplicando un sistema de producción que les está dando excelentes resultados, y que consiste en concentrar toda la producción del país en tres o cuatro cooperativas que son las que trabajan con los grandes distribuidores. Y lo más importante, en estos países trabajar en el campo es una actividad rentable y bien considerada. "La gente que se dedica a la agricultura no envidia a otros profesionales".




Para más información: